Certificación energética G: Problemas y consecuencias

¿Qué pasa si mi casa tiene una letra G? Básicamente que has obtenido la peor calificación energética. No te preocupes, no es tan grave y siempre se puede mejorar. Para entender bien cómo funciona la calificación energética, primero debemos saber que es la etiqueta energética.

La etiqueta energética es una escala que define cuál es la eficiencia energética de una vivienda o inmueble, y va desde la letra A (la mejor) hasta la G (la peor). Esto es muy similar a las nuevas etiquetas que han implantado para ver lo que consumen los diferentes electrodomésticos. 

¿Es obligatorio mejorar la letra G de mi vivienda?

Administrativamente no existe ninguna diferencia entre la letra A y la G, salvo en la validez de dicho certificado. Actualmente, si obtienes desde la A a la F, el certificado de eficiencia energética tiene una validez de 10 años, mientras que si obtienes una G tendrá una validez de tan solo 5 años. 

Ahora bien, donde realmente vamos a notar si obtenemos una letra A o una G es en nuestra factura de la luz, y con una gran diferencia.

Si tu vivienda ha obtenido una calificación G, no te preocupes, no eres el único. En España, aproximadamente el 28% de los inmuebles han obtenido esta calificación. Según un informe publicado por el IDEA (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), más de 680.000 de los edificios existentes registraron la peor calificación posible. Y lo que es peor, estamos en la segunda comunidad autónoma que más letras G tiene en edificios existentes, con un total de 97.450, así que fíjate bien a la hora de comprar un piso. 

¿Qué pasa si mi vivienda saca una letra G?

Si mi vivienda obtiene una letra G en el certificado de eficiencia energética, no te preocupes, no estas obligado a hacer ningún tipo de reforma, sin embargo, estarás pagando mucho más en tu factura de la luz. 

De media, el gasto medio anual de un inmueble con calificación G esta rondando los 2.100€ (calefacción, agua caliente y refrigeración), mientras que la media de las viviendas españolas esta en los 1.000€ aproximadamente. Por tanto, vas a estar pagando más del doble que la media española, y todo por no haberte fijado en la eficiencia de tu vivienda.

Por ello, si eres comprador te aconsejo que te fijes bien en la letra de la vivienda que vas a comprar, porque puedes ahorrar mucho dinero al cabo de unos cuantos años. Y si eres el propietario de la vivienda, puedes bajar dicha letra con diferentes técnicas, con el fin de hacer más atractiva tu vivienda y poder generar ingresos mayores en el alquiler o la venta. 

 Cómo mejorar la letra G de mi vivienda

Desde Cer06 sabemos cuales son los puntos clave mediante los que poder mejorar dicha letra sin gastarse mucho dinero en una reforma o en aislar toda la vivienda. Estos puntos suelen funcionar en la mayoría de las viviendas, sin embargo, es interesante conocer las particularidades de cada inmueble con el fin de ahorrar la máxima energía posible de forma económica y rápida.

  • Sustitución de instalación de agua caliente. Las calderas antiguas, de más de 15 años, suelen estar muy deterioradas y mal aisladas, por lo que suelen tener grandes pérdidas. Actualmente, existen calderas de agua caliente, como las calderas de condensación, que son muy eficientes y consumen hasta un 35-40% menos.
  • Sustitución de ventanas y puertas exteriores. Las ventanas de las viviendas antiguas, 1995 hacia atrás, normalmente tienen vidrios simples y carpinterías muy deterioradas, por lo que sustituirlas por unas ventanas nuevas, de vidrio doble y una buena carpintería (PVC, aluminio o madera), puede suponer un gran ahorro en la factura de la luz.